agosto 31, 2006

Viejas Costumbre p.1

Tengo PC e Internet again!!! Una vez más amanecidas del triunvirato perfecto, hay que sumarle el cable.

Sin embargo, al contrario de lo que pueden pensar no estoy contenta, porque se me quemó el disco duro y ahora no soy nada, no tengo nada, no valgo nada, soy sólo un disco con espacio. No por nada, cuando se habla de la memoria lo analogamos con "disco duro" que tenemos dentro. Pero lo que más me duele de haberlo perdido todo, es que amparada en que siempre iba a estar ahí ahora no puedo recordar bien lo que perdí. No sé lo que lloro.

Una vez más los hermanos Raposo tendremos que reconstruir nuestro imperio, bit por bit, pixel por pixel, mp3 por mp3.

Adiós colección echa con pinzas de Rafael Nadal (y modelos), adiós colección de rarezas del Señor de los Anillos, adiós lista de favoritos... adiós todo.

Es terrible ser víctima de unos de los grandes males tecnológicos del siglo XX, la verdad es que aunque uno sepa que va a perder algo nunca se va a acostumbrar a verlo partir.

Raya pa' la suma - cómo dicen por ahí- estaría enrielando mi vida nuevamente en esto de actualizar el blog en la madrugada... y todas las cosas que solía hacer.

1 comentario:

Chissock dijo...

A mi me ha pasado un par de veces lo que te pasó a ti (eso de llorar por lo perdido, y no recordar que cresta perdimos)

y siempre que me pasa, mi papá se asoma y me dice una frase... que odio y amo a la vez:

"Back up, or fuck up"