diciembre 21, 2006

día de tragedias

Entre toda la gente que no me pescó hoy día, puedo decir que las más interesantes fueron la señora de Maipú que me contó que un tipo violó a una niña como de 13 y la mató porque le reventó los pulmones entre otras cosas, en el estadio Bueras, 20 para las 12. Si me estuvo embromando, no lo sé, pero no es una historia para llegar y tirarsela a alguien.

La otra fue la señora Maximina que entre que ha tenido buena y mala suerte, su mala estrella la ha marcado más. La hermana pobre de una familia de buena pasar, que uno de sus maridos le rompió la mandíbula, casada después con un inglés de Bristol, que le insistió a su esposa que se comprara una casa antes de que le pasara algo y no tuvieran un lugar definitivo donde vivir. A los dos meses muere. Tuvo algunos problemas con la Muni y le sacaron todas sus cosas a la calle cuando no estaba en Santiago, tiene artrosis, la atropelló una micro, consigue su comida en el Ejercito de Salvación, duerme en un sillón que le prestan en una funeraria por San Pablo y anoche buscó alguna parte del techo donde poder colgarse. Cuando me fui me dijo que tuviera unas muy felices fiestas.

Por último, cuando iba por pajaritos al lado de una auto chocado por una micro, salían dos pies de la típica carpeta celeste.

1 comentario:

Chissock dijo...

Que tetrico lo de los pies saliendo por debajo de la custion celeste! x____x